Lansberg·Gersick & Associates
Advising the world's leading family enterprises
lga_banner_circles_rightsideB.png

Continuidad de la Propiedad

Vigilancia estratégica de la empresa familiar

La propiedad familiar es la característica que define a los negocios familiares, y la transferencia de la responsabilidad de su manejo, de una generación a la siguiente, es la tarea central como garantía de continuidad.

En las últimas décadas, los líderes de empresas familiares —y especialmente aquellos que poseen empresas grandes y complejas— se han vuelto cada vez más proactivos con respecto a la transferencia de la propiedad.  La imagen de la familia afligida pero expectante, que se reúne en el despacho del abogado familiar para escuchar por primera vez la última voluntad y testamento de un patriarca -o matriarca-, va quedando, cada vez más, relegada al pasado. Son varias las empresas familiares que invierten una cantidad significativa de tiempo y dinero en el desarrollo de acuerdos de accionistas y en una planificación patrimonial ,que estipule procedimientos de compra y venta de acciones, la creación de fideicomisos, estrategias fiscales, empresas tenedoras, cuentas en el extranjero y protocolos familiares, con la esperanza de que estos mecanismos protejan el patrimonio y, a la vez, preserven la armonía familiar en el futuro.

Al tiempo que somos leales partidarios del concepto de que los acuerdos formales y la planificación financiera son necesarios para la continuidad exitosa de una empresa familiar, nuestra experiencia nos ha enseñado que estas herramientas constituyen los pilares para las soluciones, pero no son las soluciones en sí mismas. La utilidad de todas las estructuras legales y financieras de transferencia patrimonial dependerá, en última instancia, de las habilidades, preparación, buena voluntad y compromiso de las personas cuyas vidas se tiene la intención de beneficiar. Para que un plan tenga éxito, la clave es desarrollar un proceso de gobernanza que fomente la confianza y honre los objetivos y el legado de los miembros de más edad de la empresa, a la vez que preserve los intereses de toda la familia. Nuestro trabajo de consultoría en torno a la continuidad de la propiedad tiene la finalidad de ayudar a las familias a cumplir precisamente ese objetivo.

Basándonos en nuestra técnica propia, conocida como la Auditoría de Continuidad, y estableciendo un proceso muy cercano de cooperación con los asesores legales y financieros de la familia, nos convertimos en los guías de las generaciones que ceden la propiedad y las que la reciben, en un camino que contempla tres pasos:

  1. Preparación y conceptualización: crear las condiciones para facilitar un dialogo abierto sobre la propiedad; ayudar a los propietarios actuales y futuros a articular sus aspiraciones y negociar una visión compartida sobre la estructura de la propiedad futura a través de las generaciones; analizar los documentos existentes sobre la estructura patrimonial y los fideicomisos.
  2. Diseño de la estructura y los procedimientos de la propiedad: crear acuerdos y contratos formales de la propiedad; elegir las estructuras financieras apropiadas (p. ej., fideicomisos y empresas de fideicomiso, oficina familiares, fundaciones y fondos de filantropía, fondos internos de capital de riesgo); integrar planes patrimoniales; definir criterios y el proceso de selección de fideicomisarios y asesores profesionales.
  3. Ejecución: transformar los acuerdos en papel en una organización viva, con procedimientos completamente transparentes y realistas, con procesos de gobernanza que construyan confianza; seleccionar y capacitar a los líderes familiares; iniciar actividades y su continua evaluación; y, finalmente, implementar al 100% un sistema de continuidad de la propiedad que tenga la característica de ser auto-sostenible.

 

Contáctenos para conocer más acerca de nuestro trabajo sobre continuidad de la propiedad.